lunes, 21 de agosto de 2017

Palabra de Morrison





(Fragmento de entrevista realizada por la periodista Lizzie James, en algún misterioso momento de finales de la década de los 60...)


Lizzie James: Creo que los fans de The Doors te ven como un salvador, un líder que va a hacerlos libres. ¿Cómo te sientes al respecto? Es una especie de una pesada carga, no?

Jim Morrison: Es absurdo. ¿Cómo puedo inducir a cualquier persona a que sea libre y no lo hace porque no tiene las agallas para ponerse de pie solo y declarar su propia libertad? Creo que es una mentira, la gente dice que quiere ser libre, todo el mundo insiste en que la libertad es lo que quiere la mayoría, lo más sagrado y preciado que un hombre puede poseer. Pero eso es una mierda! La gente está aterrorizada de ser puesta en libertad, se aferran a sus cadenas. Luchan contra cualquiera que trate de romper esas cadenas. Es su seguridad .... ¿Cómo esperan que yo o alguien los libere si ellos realmente no quieren ser libres?

Lizzie: ¿Por qué crees que las personas temen la libertad?

Jim: Creo que la gente se resiste a la libertad porque tienen miedo de lo desconocido. Pero es irónico ... Ese desconocido que una vez fue muy conocido. Es el lugar donde nuestras almas pertenecen ... La única solución es hacerles frente, frente a ti mismo con el temor más grande imaginable. Expóngase a si mismo a su más profundo miedo. Después de eso, el miedo no tiene poder, y el miedo a la libertad se encoge y desaparece. Usted es libre.

Lizzie: ¿Qué queremos decir cuando decimos *libertad*?

Jim: Hay diferentes tipos de libertad, hay un montón de malentendidos ... El tipo más importante de la libertad es ser lo que eres en realidad. Usted renuncia a su capacidad de sentir y a cambiar, se pone una máscara. No puede haber una revolución a gran escala hasta que haya una revolución personal, a nivel individual. Tiene que suceder dentro primero.
Usted puede quitar la libertad política de un hombre y no le hará daño a menos que quite su libertad de sentir. Eso puede acabar con él.

Lizzie: ¿Pero cómo puede alguien más tener el poder de quitarle su libertad de sentir?

Jim: Algunas personas renuncian a su libertad voluntariamente, pero otros se ven obligados a renunciar. Nuestra prisión comienza con el nacimiento. La sociedad, los padres, que se niegan a permitir que usted mantenga la libertad cuando se nace. Hay muchas maneras sutiles para castigar a una persona por atreverse a sentir. Ya ves que todo el mundo que te rodea ha destruido su naturaleza verdadera, su propia sensación, y al final Usted imita lo que ve.

Lizzie: ¿Estás diciendo que somos, en efecto, educados para defender y perpetuar una sociedad que priva a las personas de la libertad de sentir?

Jim: Seguro ... maestros, líderes religiosos, amigos incluso, o supuestos amigos toman el relevo de los padres cuando ellos terminan de obligarnos a no sentir. Exigen que sintamos los únicos sentimientos que quieren y esperan de nosotros. Exigen todo el tiempo que nos pre-formemos con sentimientos hacia ellos. Somos como actores sueltos en éste mundo para vagar en busca de un fantasma ... sin cesar en busca de una sombra casi olvidada de nuestra realidad perdida. Cuando otros demandan que nos convirtamos en las personas que quieren que seamos, nos obligan a destruir a la persona que realmente somos. Es una forma sutil de asesinato ... los padres más amorosos y familiares cometen éste asesinato con sonrisas en sus rostros.

Lizzie: ¿Crees que es posible que un individuo pueda liberarse de éstas fuerzas represivas por su cuenta en soledad?

Jim: Ése tipo de libertad no puede ser concedida. Nadie puede ganar por Usted. Usted tiene que hacerlo por su cuenta. Si se mira a alguien para que lo haga por Usted, alguien fuera de Ustd mismo, sigue dependiendo de otros.

Lizzie: ¿Pero no es posible para las personas que quieren la libertad unirse, combinar sus fuerzas, tal vez sólo para reforzar uno al otro? Debe ser posible.

Jim: Los amigos pueden ayudarse mutuamente. Un verdadero amigo es alguien que te permite tener total libertad para ser tú mismo, y sobre todo sentir. Eso es lo que en verdad significa el amor, dejar a una persona ser lo que realmente es ... La mayoría de la gente te quiere por lo que pretendes ser ... para mantener su amor, seguir fingiendo un pre-formato . Tienes la oportunidad de amar a su pretensión ... Es cierto, estamos encerrados en una imagen, un acto, y lo triste es que la gente se acostumbra a su imagen y crecen atados a sus máscaras. Ellos aman a sus cadenas. Se olvidan por completo de lo que realmente son. Y si Usted trata de recordar, le odian por eso, te ven como si estuvieras tratando de robar su bien más preciado.

Lizzie: Es irónico y es triste. ¿No pueden ver que lo que estás tratando de mostrarles es el camino hacia la libertad?

Jim: La mayoría de la gente no tiene idea de lo que se pierde. O la sociedad coloca un valor supremo en el control para ocultar lo que sientes. Nuestra cultura se burla de las *culturas primitivas* y se enorgullece de la represión de los instintos e impulsos naturales.

Lizzie: En parte de su poesía, que abiertamente admiran y alaban los pueblos primitivos, los indios, por ejemplo. ¿Quiere decir que los seres humanos en general, especialmente nuestra sociedad, es errónea y destructiva?

Jim: Mira cómo viven otras culturas, en paz, en armonía con la tierra, el bosque, los animales. No construyen máquinas de guerra ni invierten millones de dólares en atacar a otros países cuyos ideales políticos no están de acuerdo con los propios.

Lizzie: Vivimos en una sociedad enferma.

Jim: Es verdad ... y parte de la enfermedad no es ser conscientes de que estamos enfermos ... Nuestra sociedad tiene mucho de qué aferrarse, y el valor por la libertad termina en la parte inferior de la lista.

Lizzie: ¿Pero no hay algo que un artista pueda hacer? Si es artista, podría lograr algo, ¿cómo puedes seguir?

Jim: Yo ofrezco imágenes y trato de evocar recuerdos de libertad que todavía se pueden alcanzar como The Doors, ¿verdad? Pero sólo podemos abrir las puertas, no podemos arrastrar a la gente a que las traspase. No los puedo liberar a menos que quieran ser libres más que cualquier otra cosa ... Una persona tiene que estar dispuesta a renunciar a todo no sólo la riqueza. Toda la mierda que ha sido enseñada todo el lavado de cerebro social. Hay que dejar de lado todo eso para llegar al otro lado. La mayoría de las personas no están dispuestas a hacer eso.


No hay comentarios:

Publicar un comentario